Héroes

Fórmula E: «Aprendemos cada día»

La Fórmula E es la primera competición del mundo con vehículos eléctricos puros. Creada en 2014, su popularidad no deja de crecer. Incluso Leonardo DiCaprio, la estrella de cine, cuenta con su propia escudería. La novedad de la Fórmula E no son solo los automóviles de aspecto futurista, sino también los circuitos, situados en el centro de grandes metrópolis. António Félix da Costa, piloto de fábrica de BMW, compite en ella desde el primer año.

Foto
Miguel Domingos
Entrevista
Marc Deckert

La Fórmula E es una competición que todavía se está definiendo. Esta sensación de innovación, ¿supone un atractivo especial para los pilotos?
Efectivamente, así es. Hay tantas cosas en las que trabajar. Como piloto, si estás abierto y cuentas con un equipo hábil, puedes obtener una ventaja relativamente grande. Aprendemos cada día. Para mí, eso aumenta el atractivo de la Fórmula E.

¿Cómo se conducen los coches, en comparación con otros bólidos de carreras?
Los motores eléctricos son rápidos ―sorprendentemente rápidos―, y eso nos gusta a los pilotos. Pero las baterías en la zaga siguen siendo muy pesadas. Hay que acostumbrarse a la conducción.

Una zaga pesada significa que el vehículo tiende a sobrevirar.
Exacto. Y como pilotamos en circuitos urbanos estrechos, tiene su intríngulis.

Durante la carrera, ¿los pilotos han de prestar atención al nivel de la batería?
¡Totalmente! Las baterías siempre forman parte de la estrategia. Eso hace que la carrera sea más interesante. Por ejemplo, el piloto y el equipo deben meditar tácticas del tipo: ¿cómo podemos recorrer las próximas 15 vueltas con la mayor rapidez posible con tal o cual consumo de energía? En base a esa información, yo intento adaptar mi estilo de conducción.

Por el momento, las baterías no alcanzan para una carrera completa. Los pilotos cambian de coche.
Sí. Todos los pilotos cambian en el transcurso de dos vueltas. En una carrera de 31 vueltas, en la 15 o la 16.

¿Cómo es la aceleración? Los vehículos eléctricos tienen fama de acelerar bien.
Pasamos de cero a doscientos más o menos en el mismo tiempo que un bólido del DTM. En rectas llegamos aproximadamente a 220 km/h. Estoy seguro de que los avances serán fantásticos en los próximos años.

«Hay que estar totalmente concentrado; de lo contrario, no tienes ninguna oportunidad en la carrera.»

António Félix da Costa

Conducen a 220 km/h por el centro de la ciudad. Seguramente es una sensación distinta a pilotar en el circuito de Hockenheim.
Efectivamente. Conducimos en pleno Hong Kong. En París. ¡En Nueva York atravesamos Brooklyn y recorremos la orilla de la bahía Upper! En Montreal, Ciudad de México, Berlín. Actualmente, esto es algo que no se puede vivir en ninguna otra serie. Como pilotos, intentamos dar el máximo en cada circuito, igual que en Hockenheim. Pero una competición urbana… también para nosotros representa una nueva faceta del automovilismo.

Y los vehículos tienen un look muy particular. Parecen sacados de la película de ciencia ficción «Tron». Eso gusta en la escena tecnológica.
(Risas.) Sí, este año tenemos un alerón delantero con un aspecto algo extravagante. Pero a la gente le gustan los coches, eso es importante. Cada vez que me encuentro con alguien que acaba de ver la carrera en directo por primera vez, oigo frases del tipo: «¡Guau, es mucho mejor que en la tele!».

¿Son los coches de carreras las verdaderas estrellas?
Hay fans que vienen solamente por la tecnología. Y hay fans de los pilotos. Aquí contamos con el FanBoost: un sistema de votación que permite a los fans darle un extra de potencia a su piloto preferido y ayudarle en la carrera. Esto genera una nueva sensación de cercanía entre los pilotos y el público.

BMW está planeando entrar en la competición en 2018 con un equipo propio.
Por el momento, BMW ya aporta el safety car, un i8. Y hay una cooperación con el equipo Andretti, con el que yo tomo la salida. Para mí sería perfecto, porque soy piloto de BMW. Sería genial que BMW participara en la Fórmula E con su propio equipo.

¿Echa de menos de vez en cuando el rugido del motor?
Echar de menos, no. Pero es curioso, siempre he trabajado con motores. Doce cilindros, diez cilindros… Es lo mío. Y ahora piloto en una serie en la que solo se escucha el viento. Me tuve que acostumbrar. Pero lo bueno es que no tienes tiempo para reflexionar sobre ello, porque el nivel de conducción es muy alto. Hay que estar totalmente concentrado; de lo contrario, no tienes ninguna oportunidad en la carrera.

António Félix da Costa
El piloto portugués de 25 años ha corrido anteriormente en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM). En 2015 se llevó la victoria con un BMW en la carrera en Zandvoort. Tras su salida del DTM, el piloto de fábrica de BMW se ha centrado totalmente en la Fórmula E eléctrica. Al día siguiente de la entrevista, se subió a un bólido de Fórmula 3 para participar en una única carrera, el Gran Premio de Macao. Y la ganó.

04/20/2017