Arte

Acceder al mundo del coleccionismo de arte

El comercio online de arte está en auge. Especialmente el de las ediciones artísticas. ¿De dónde viene este ‘boom’, y quiénes son los principales protagonistas? Vamos a verlo.

Texto
Robert Grunenberg

Artsy

La plataforma online con sede en Nueva York permite experimentar el arte de distintas maneras: además de información y artículos sobre artistas, galerías, ferias, colecciones y subastas, Artsy ofrece también la posibilidad de adquirir ediciones de arte. Cuenta con una densa red global de contactos y tiene acceso a galerías y ferias que se han especializado en impresiones, ediciones y múltiples. Por ejemplo, las galerías Alan Cristea, Crown Point Press y Two Palms o las ferias IFPDA (International Fine Print Dealers Association) en Nueva York y la London Original Print Fair.

Artspace

Artspace, fundada en 2011 por Catherine Levene, es una plataforma de comercio electrónico de arte contemporáneo con sede en Nueva York. Se considera la primera plataforma importante que empezó a comercializar arte por internet y lo puso al alcance de una clientela más amplia. Con más de 2000 artistas de 400 galerías en catálogo, incluidas estrellas como Damien Hirst, Robert Rauschenberg y Yayoi Kusama, Artspace es actualmente el mayor actor del negocio. También cuenta con una amplia oferta en el ámbito de las ediciones: en colaboración con artistas conocidos y emergentes, Artspace produce sus propias ediciones, como la popular serie de monopatines artísticos, con diseños de Christopher Wool, Paul McCarthy o Jake y Dino Chapman, por ejemplo.

BLACK IRIS

La galería online BLACK IRIS se ha especializado en fotografía contemporánea del ámbito de la moda, la música y el arte. En su ordenada tienda online, la startup de Berlín ofrece ediciones limitadas que pueden pedirse con o sin marco según el deseo del cliente. La oferta se acompaña de una revista con artículos que exploran la vida y la obra de fotógrafos e informan sobre eventos relevantes y exposiciones. También es muy recomendable la cuenta en Instagram de la galería, en la que se presentan periódicamente los distintos fotógrafos representados por BLACK IRIS y sus respectivos mundos visuales. BLACK IRIS se dirige tanto a coleccionistas jóvenes como más experimentados, pero también a los amantes de la fotografía. El precio de las ediciones oscila entre 450 y 3000 euros.

Kunst & Denker Contemporary

Con sede en Düsseldorf, Kunst & Denker Contemporary fomenta la colaboración entre galerías, artistas, instituciones y coleccionistas. A su vez es también una galería y lleva a cabo proyectos artísticos y exposiciones, publica ediciones, compra y gestiona arte. Además del negocio principal en internet, Kunst & Denker dispone de espacios de exposición y de un salón en el que se presentan obras y exposiciones. La mayoría de las ediciones —que incluyen nombres conocidos como Lawrence Weiner, Tal R o Tim Berresheim— se venden online y cuestan entre 200 y 2000 euros. La oferta se complementa con una newsletter informativa.

Eyestorm

La plataforma comercial y editorial Eyestorm, con sede en Londres, se ha especializado en ediciones limitadas de arte contemporáneo, incluidas obras de artistas de renombre como Damien Hirst, Jeff Koons, Andy Goldsworthy, Peter Blake y Marc Quinn o fotógrafos como Helmut Newton y William Klein. Mientras que un original de estos creadores suele costar entre 20.000 y 30.000 euros, los precios de las ediciones de Eyestorm se encuentran entre 1000 y 5000 euros. Fundada en 1999, Eyestorm comercia actualmente, además de con ediciones de artistas consolidados, con cuadros, esculturas y dibujos de artistas emergentes y todavía desconocidos.

Artflash

La startup berlinesa ofrece cada 14 días dos nuevas ediciones, firmadas y estrictamente limitadas, de artistas conocidos y desconocidos. La idea de Artflash surgió cuando la fundadora, Katharina Bauckhage, descubrió por azar una edición de un artista alemán que creía agotada desde hacía mucho tiempo. ¿Cómo era posible que esta edición especial pudiera adquirirse todavía por su precio original? Se puso a investigar y averiguó que las asociaciones de arte y las editoriales especializadas en ediciones venden obras de artistas de renombre a muy buenos precios... en ocasiones, por debajo del precio de mercado. Pero casi nadie las conoce o las encuentra. Artflash comercia con estos hallazgos y a menudo los oferta a precios más bajos que otros proveedores. Desde Sigmar Polke hasta Mel Ramos, todas las ediciones se pueden adquirir con o sin marco.

Nueva York, 12 de septiembre de 2013. En esta tarde de finales de verano, cuando el mazo golpea la mesa en la casa de subastas Christie's, el mundo del arte deja de ser el mismo. La escultura naranja de Jeff Koons «Balloon Dog» es, con 58,4 millones de dólares, la obra de arte más cara de la historia de un artista vivo. El récord aún se mantiene. Y eso que esta escultura reluciente de acero inoxidable pulido es una edición disponible en cinco colores diferentes. Es decir, no se trata de un original. Esto resulta en cierto modo sorprendente, ya que los irracionales precios millonarios que se pagan por algunas obras de arte se intentan explican argumentando que son ejemplares únicos.

Así, la suposición de que las ediciones artísticas se prestan menos a la especulación que los originales debe reconsiderarse. Naturalmente, el caso de Koons representa un ejemplo extremo: se le considera el artista vivo más popular del planeta. Pero Koons también oferta ediciones de una variante más pequeña de su «Balloon Dog» que pueden adquirirse en las subastas por 5000 a 15.000 dólares, lo que las hace accesibles a una clientela notablemente mayor. Otro ejemplo conocido es el de Andy Warhol, que producía numerosas ediciones impresas, a menudo en tiradas enormes, evitando una inflación de su precio de mercado. Por supuesto, el estatus de un artista determina el precio —y Warhol representa un valor imperecedero en el arte del siglo XX—, pero tanto en las ediciones de Warhol como en las de otros artistas menos conocidos se pone de manifiesto que la exigüidad o el carácter único de una obra de arte no es el único factor que influye en su precio de mercado: la calidad y la importancia histórica son igual de importantes.

En general, las ediciones resultan interesantes sobre todo para los amantes del arte con un presupuesto reducido. Porque, normalmente, el precio de una edición es bastante más bajo que el de un original. Las ediciones son limitadas y aparecen en tiradas de distinto tamaño; la mayoría tiene entre 100 y 250 unidades, pero en ocasiones superan los 1500 ejemplares. El negocio de las ediciones ganó impulso a finales de los años 90 gracias a internet. El crecimiento del comercio online es la mayor tendencia de la última década en el mercado del arte. Que el mercado se haya concentrado principalmente en comerciar con impresiones y ediciones de obras de arte contemporáneo se explica por varios motivos: el comercio online gira en torno a bienes con precios entre bajos y medios. De esta manera se reducen las barreras psicológicas a la hora de comprar, hasta el punto de adquirir una obra que no se ha visto y seleccionado personalmente en una galería. «Las ventas online y el arte caro no son compatibles. Cuanto más extraordinaria sea una obra, con más exclusividad quiere presentarla el marchante al cliente, y menos deseos tiene de hacerla accesible a una amplia masa en la red», comenta la Dra. Clare McAndrew de Arts Economics, una empresa que analiza estadísticamente el mercado del arte en un informe anual. En las ediciones con precios bajos o medios y especialmente en las impresiones, esto no supone un problema. Las tiradas son mayores, y la desconfianza de los compradores disminuye. La calidad de las impresiones se puede verificar fácilmente en internet.

«Muchos de nuestros clientes nunca han comprado arte. La mayoría lleva ropa de diseño y posee muebles de gran valor, pero se sienten inseguros cuando tratan con arte», señala Angie Davey, creative director en la plataforma online Eyestorm. Con su servicio anónimo, el negocio online elimina las barreras psicológicas que tienen muchos clientes potenciales cuando penetran en los espacios aparentemente elitistas de las galerías. Las plataformas online brindan la posibilidad de buscar cómodamente desde casa, consultar precios de modo anónimo y, si se desea, recibir asesoramiento por internet. Además, el negocio online aporta transparencia al mercado del arte, conocido actualmente por su dudosa política de precios.

Por lo tanto, las ediciones representan una buena manera de entrar en el apasionante mundo del coleccionismo de arte. Son más económicas, menos arriesgadas y de más fácil acceso que los originales, y con un poco de suerte constituyen una inversión rentable. «Desde nuestra perspectiva, una edición es como una nota a pie de página del verdadero trabajo de un artista. Puede tratarse de un aspecto determinado, de un boceto o simplemente de una idea sobre una obra. Me gusta pensar que, al comprar una edición, uno se aproxima a una pieza artística y ahonda en ella», apunta Meike Denker, de la galería de Düsseldorf Kunst & Denker, y añade: «Si compras algo de un artista, te sientes más unido a él. Después sigues su trayectoria. Así, las personas que hoy compran una edición artística pueden ser los grandes coleccionistas el día de mañana».




Más información: la «BMW Art Guide by Independent Collectors»
Recientemente publicada, la 4.ª edición de la «BMW Art Guide by Independent Collectors» ofrece un sumario de 256 colecciones privadas de arte contemporáneo accesibles al público en todo el mundo. Es el primer libro de su clase. A través de numerosas imágenes en color, guía al lector en un viaje por más de 43 países y 180 ciudades, a menudo en regiones poco conocidas, y presenta algunas colecciones que acaban de abrir sus puertas por primera vez. Ni en internet ni en otras publicaciones puede encontrarse una selección comparable de colecciones privadas.

© from top to bottom: W.Warhol, Early Colored Liz (Chartreuse); akg-images/Ronald Dick, Monolith L; Courtesy Black Iris Contemporary Photography GmbH/Jeff Koons, Balloon Dog (Magenta), 1994 Ð 2000; B655/PALAZZO GRASSI/GAMMA/laif/Courtesy Ian Davenport and Alan Cristea Gallery, London/Courtesy: The Skateroom. Available on Artspace.com/ Jana Gerberding, courtesy BLACK IRIS Contemporary Photography/Celine Al-Mosawi, Courtesy: Edition Louisa Clement headlong I-IV, Kunst & Denker Contemporary/Jacky Tsai, Courtesy of eyestorm.com/Antoni Tàpies, Farblithografie, Auflage 75, Yvonne Amankwa/Artflash/Twilight (earth-core) (2015), Fine-Art print on Hahnemühle paper, courtesy Collectors Agenda.

Collectors Agenda

Más una plataforma de redacción que una galería online, Collectors Agenda ofrece desde entrevistas y visitas al estudio de artistas hasta ediciones surgidas en directa colaboración con los propios artistas, que deciden qué obras desean presentar y en qué formato, por ejemplo el tipo de marco. Estas ediciones especiales solo pueden adquirirse a través de la web de Collectors Agenda. Utilizando tiradas lo más bajas posibles, el equipo con sede en Viena consigue así una oferta de alta calidad que resulta económicamente asequible… y a su vez destaca por su carácter exclusivo.

12/16/2016