Entrevista

Historias de Nueva York: el ilustrador Nicholas Blechman

Sus ilustraciones revelan un agudo sentido del humor y una visión del mundo llena de fantasía. Como director artístico, Nicolas Blechman es responsable del legendario magazine The New Yorker, una de las revistas más conocidas y con más tradición del globo. En el marco del centenario de BMW Group, Blechman imaginó el futuro de la movilidad. Su obra se inspira en la idea del transporte intergaláctico: ¿y si hubiera ferris para viajar a otros planetas?

Entrevista
Hendrik Lakeberg
Retrato
Jochen Sand, Slanted.de/nyc

Las ilustraciones han de aclarar al lector un tema determinado de una manera sencilla. Cada ilustrador tiene una forma particular de conseguirlo. ¿Cómo describiría su propio estilo?
Nicholas Blechman: En mis obras hay siempre una historia, o al menos un concepto determinado. Normalmente me baso en un cliché visual que todos conocemos y lo varío. Con estas variaciones suscito pensamientos en el lector y al mismo tiempo transmito el tema de la obra.

Sus ilustraciones son sutiles y muy ingeniosas. Destacan por su carácter lúdico y su sentido del humor. ¿Cómo se le ocurren estas ideas?
Blechman: ¡Tras largas reflexiones y mucho café! Honestamente, no sabría decirlo con exactitud. En ocasiones surgen a partir del propio encargo y de las instrucciones que me dan. Para muchos ilustradores la libertad creativa es fundamental, pero a mí me resulta muy útil tener que llevar a cabo una tarea muy concreta.

¿Cómo describiría su estilo con sus propias palabras?
Blechman: Minimalista, con mucho humor y a menudo con encanto.

«Para muchos ilustradores la libertad creativa es fundamental, pero a mí me resulta muy útil tener que llevar a cabo una tarea muy concreta.»

Nicholas Blechman

¿Recuerda cómo le vino la idea de la ilustración que dibujó para el centenario de BMW Group? La tarea era representar el futuro de la movilidad.
Blechman: Recuerdo que subí con mi coche a un ferri y pensé: ¿y si este ferri me pudiera transportar al futuro? Es una idea de locos, pero aun así la dibujé. Y cuando terminé, me gustó la composición de la imagen. No soy ingeniero. Tenía claro que no podía responder a esta pregunta de una manera científica y rigurosa. Por eso opté precisamente por lo contrario.

Además de su trabajo como ilustrador, es el director creativo de la legendaria revista The New Yorker, que desde hace décadas sigue unas reglas de diseño relativamente estrictas. ¿Hasta qué punto puede adaptar el diseño a sus preferencias personales?
Blechman: Puedo hacerlo de una manera muy sutil, como puede imaginarse. Una de las facetas de mi trabajo como director creativo es hacer de policía y garantizar que se respetan las reglas, para así preservar la integridad de la marca. Por otra parte, solicito encargos a fotógrafos e ilustradores que cumplen con los estándares de calidad más elevados y producen obras muy modernas. No se trata de imponer al New Yorker mis gustos personales. Dejo que me guíe la historia de la revista, del periodismo y de los textos. Es un acto de equilibrio interesante entre pasado y presente, entre palabras e imagen.

Como ilustrador, Nicholas Blechman ha trabajado entre otros para Wired y The New York Times Magazine. En 2006 asumió la dirección artística para el New York Times Book Review. Desde 2015 es el director creativo de la revista The New Yorker y responsable de su diseño.

Como ilustrador, Nicholas Blechman ha trabajado entre otros para Wired y The New York Times Magazine. En 2006 asumió la dirección artística para el New York Times Book Review. Desde 2015 es el director creativo de la revista The New Yorker y responsable de su diseño.

En una mesa redonda en el hotel Soho House New York, organizada por la feria de arte Frieze y BMW i, habló con el escritor y diseñador Rob Giampietro sobre el significado del diseño gráfico y la ilustración en el mundo digital. ¿Cuál es su opinión personal: es el mundo digital una maldición o una bendición para su profesión?
Blechman: ¡Ofrece grandes posibilidades! Naturalmente son sobre todo los ilustradores jóvenes los que más partido sacan de él, ya que saben manejar perfectamente las nuevas tecnologías, mientras que hay una generación de ilustradores de mayor edad que puede perder trabajo. Pero, en general, existe una dinámica positiva, y me parece emocionante ver qué consecuencias va a tener en los próximos años sobre nuestra profesión.



Soho House y BMW i
Como colaborador global de Soho House, BMW i pone vehículos BMW i3 a disposición de socios e invitados en todo el mundo. Además, Soho House y BMW i presentan y organizan eventos conjuntos. El foco de atención se sitúa en el arte contemporáneo, la innovación y el diseño. Entre otras actividades destaca la cooperación con la feria de arte Frieze, en cuyo marco se celebró la charla entre Nicholas Blechman y Rob Giampietro en el Soho House de Nueva York.

10/14/2016